martes, 26 de septiembre de 2017

Esta Despierta y Yo También

Ella esta despierta
acurrucándome el espacio,
entre las sabanas inquietas
su dulce espera

Acomodándose en mi mundo 
escrito y el verbo del viento,
no pregunta:¿Porque  la demora?
Por si acaso es mi descuido

Solo sabe vivir con el brillo 
del calor en sus ojos,
desnuda su pensamiento
para vestirlo con el mio

Como si fuera poco,
También la espero acurrucándole 
el espacio, 
entre las sabanas mi paciencia 

No pregunto:¿Porque demora si la escribo?
Por si acaso 
viene  el quisiera ser 
para buscarla

Tal como es,
y ahora los dos sabemos
que llega pronto el encuentro
entre las miradas.

Por alguna calle
libremente de recuerdos,
mientras las personas 
se topan unas contra otras

Ella esta despierta
........Y yo, también.

                                   Carlos Villalobos Esquivel


















martes, 19 de septiembre de 2017

Un poco del amor

El amor no es una fruta prohibida
tampoco es un pecado
es algo que no se busca,
te alcanza
te llega, 
te toca
tan inesperadamente 

No es un desvelo
tampoco es algo que se elige,
ni mañana fría
ni caricia perdida.

El amor es como un cultivo
de geranios, 
como cielo en otro intento,
te abraza,
te inspira,
te regocija en sus cuatro lados

No es un camino perdido
tampoco montaña tan alta,
es atmósfera infinita 
es una linea azul  divina. 

El amor es simple y sencillamente
inexplicable, 
es armonía en el silencio
y sus lados,
es la primera 
maravilla del universo

Esta entre los cuatro puntos
cardinales,
entre las escrituras de sabios y poetas,
entre ocasos y desiertos....

                                         Carlos Villalobos Esquivel









martes, 12 de septiembre de 2017

Antes De Volver A Casa

Antes de volver a casa, caminaba por las calles pensando lo hermoso que seria preguntarle si alguna vez miro la luna como la miro yo. Y si al verla, llega algún recuerdo que ya vivimos y la hace sonreír.

Suena de locos volverla a sentir otra vez aquí conmigo. Así veo que estos faroles me recuerdan mi primer verso de madrugada, aquel que puse en sus manos y en sus ojos pude verme en el mar.

Quien sabe si dormiré hoy, o escribiré una carta como la que redacte aquella madrugada yendo por las esquinas, a paso lento y enamorado.

Ya en casa, mientras aflojo mi corbata y paso mis manos por los botones de mi camisa . Voy a correr las cortinas, abrir las ventanas, y sentir el frió del balcón vació .

Oír el ruido de los coches y la prisa por llegar a su destino. Observo la almohada que susurra al pensamiento, y llega una pregunta. ¿Que pensara ella recostada en su cama?

Si pudiera dividirme como nubes en el cielo,  bajaría sobre su tejado, le besaría la mejilla como caricia de roció a las flores.

Quizás sonría al verme a su lado. Y me pregunte ¿Que nos paso? Acaso es que fuimos uno poco para el otro. O es que la indiferencia nos vistió de orgullo el amor.

                                     Carlos Villalobos Esquivel





martes, 5 de septiembre de 2017

Después De Escribir


Después de escribir tantas cosas

y sonreír por la tarde,
y oír que la diferencia 
entre lo que pienso y la lluvia,
son mis sentimientos entre 
tu distancia y lo que sueñas

Y así parece que todo va bien,
que pasara sin  tocarme el viento,
que pasara el caudal de la indiferencia,
por el costado de mi amor,
sin reprocharme por escribir
y volver a vivir

Como cuando vuelve a nacer 
el trigal y los arbustos,
y las flores viven la Primavera,
y las rosas perfuman las frases,

que en verano son

para descubrir

Como recibir la felicidad,
sin alojar la dificultad,
como comprender lo maravilloso
de amar,
como entender lo dichoso 
de seguir......

                            Carlos Villalobos Esquivel